Fabres Covers: “Arriba del escenario debo mostrar empatía”

Víctima de un violento asalto que lo debatió entre la vida y muerte, el otrora vocalista de la banda de rock acústico Salvia se reinventa con una exitosa propuesta, más lúdica, con referencias al animé y a los clásicos infantojuveniles. Ésta, es una historia de segundas oportunidades

Luego del accidente que tuviste en 2016, tu vida como músico dio un giro de 180 grados, pasando de liderar una banda independiente de rock acústico a cantar covers en eventos friki, ¿qué valoras y qué extrañas con el cambio?

Valoro mucho el crecimiento personal que he tenido todo este tiempo. Lo de mi accidente cambió mi vida para bien, fue una especie de segunda oportunidad, algo así como «¡oye para! No te mataremos, pero aprenderás de todo esto, es la única forma». Dicho y hecho. Podría extrañar hacer música y grabarla, el aplauso con ganas de la gente cuando le gustaba una canción y las felicitaciones por tu trabajo original.

Fabres es un personaje versátil, pasó de las letras reflexivas y sombrías, a un rol mucho más lúdico y vinculado a la gente. ¿Qué influye en ese cambio?

Me encanta lo que hice en todas las bandas que estuve, es ir viendo como vas pasando desde la furia adolescente a la inconformidad de la adultez, junto con todos los discos y estilos que escuchaste. Salvia es y será una gran etapa, quiero retomarlo pero no tengo nada claro de cuando. Ahora mi visión es distinta, podría hacer letras de todo tipo, tal cual, siempre las ideas estuvieron en mi cabeza, pero ahora tengo certeza que no se quedarán ahí.

¿Cuál de esas dos dimensiones del personaje es más parecida a la persona?

Creo que soy las dos, para comunicarme con gen- te nueva debo ocupar al Fabres cercano, arriba del escenario debo expresar empatia, y aún está en proceso. Me ha costado, no te lo niego, me expreso más con mis interpretaciones, le pongo mucho corazón, estamos trabajando todo el conjunto. Para mis cercanos, soy el gruñón sarcástico de siempre, jajaja, la diferencia es que ya no odio al mundo, me liberé de mí soberbia y escucho a mi alrededor. Ellos se ríen de lo bonito que hablo ahora y se sienten alegres por mi reinvención

¿Tienes en mente lanzar algún disco con los grandes clásicos de animación?

Seria genial, pero más que un disco me interesan los trabajos audiovisuales. Quiero explotar esto, pero no de la misma línea que los demás la trabajan, así que hay varias cosas en mente. Quiero trabajar en presentaciones en vivo de alta calidad, un show preparado desde el inicio hasta el final. Seria un gran sueño que una serie tuviera alguna canción mía, o quizás participar en una obra que tenga canciones de dibujos animados, no sé, tengo muchas ideas, veamos cuales podría materializar con los recursos que tengo o que vendrán.

¿Fue muy dificil entrar a este medio? Es un nicho completamente distinto a lo que venías haciendo.

Comencé tomando un parlante y cantando en la calle. Estaba corto de lucas, después de eso fueron un montón de factores, momentos, personas y contactos que vieron mi trabajo y ahora me tienen donde estoy, siempre agradeci- do de todos ellos, podríamos llamarle una especie de nube mágica que me rodea y me acompaña. Sólo tuve creer en lo que estaba haciendo y esforzarme. Suena cliché, pero me resulta. Nunca pensé que en el momento en que puse mi voz en la calle podría estar en eventos de gran calidad, recorrer ciudades, estar con artistas conocidos y tener tanto cariño de la gente. Sobre las productoras y eventos es muy similar a la escena local emergente, hay buenos y malos, chantas y legales. A fin de cuentas, esto es chilito.

Las ferias y eventos friki en que participas, reúnen a jóvenes deshinibidos, que desconocen el miedo al ridículo, que celebran en todo. Eso tiene que producir muchas anécdotas, ¿alguna en particular que recuerdes?

Uff! Muchísimas. Recuerdo a una joven en la calle que estaba llorando, se acercó y me dijo “he tenido un día horrible, gracias por alegrármelo, gracias por llevarme a mi infancia”. Eso fue muy emotivo.

¿Hay algo en que tus nuevos seguidores nunca podrán igualar a los de Salvia?

Que son lúcidos, jajajaja. Son gente común y corriente, un poco tímidos pero cuando se juntan, tienen una gran energía y comunidad, en la mayoría de mis presentaciones terminan hasta saltando. También me gusta esa capacidad que tienen de no tomarse tan en serio las cosas. En la escena nacional no hay nada así, solo una guerra de egos por ser el más cool y ondero sin importar el estilo musical, esto abarca banda y audiencia. Dicen que nada es para siempre.

Si llegara un día la caída de este verdadero fenómeno cultural, ¿cuáles serían tus próximos pasos como artista?

Difícil que decaiga. Podría ir mutando, pero esto está desde antes que nos diéramos cuenta que existía, ¿recuerdas que el Eurocentro era pura música en caset, CDs, y DVD? Ahora poco y nada queda de eso, los videojuegos, mangas, cómics o figuras, repletan estanterías donde antes habia rock, los fenómenos culturales van rotando. Podría ser mas adelante, que la gente deje de ir a eventos por lo monótonos que son o se acabe la moda de ser ñoño. Y bueno, si se termina, tengo un montón de ideas, siempre quise hacer un disco de metal pesado, otro de pop electrónico, colaborar en la voz melódica de uno de rap, un documental de cualquier idea o estupidez, quizás alguna intervención artística callejera. Me pican las manos por volver a tocar batería, etc. No me preocupo mucho de eso, me he reinventado y lo puedo volver a hacer.

Define «friki» en una palabra. Que no sea friki, obviamente.

Estamos en el 2018, todos somos fenómenos. Los Normies (normales) son los que están en peligro de extinción, jaja.

Facebook Comments

admin Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *